LOS GIRASOLES EN EL CINTURÓN DE AQUILES

Ellos no estaban allí. Había una acantilado fuera, de una misteriosa casa sobre el borde entre movimientos grisáceos, parduscos y marrones rocosos entre pizarrones azul profundo. Y tras de sí, fulgurante y salvaje Bosque Forestal con Claros entre él, difuminándose entre simios y jaguares. Y, las Hadas escondidas. Y entre los colores y claros se regenera el sotobosque, inocuo y no, porque sincrónico no siempre, más bien anacrónico y entre tiempos pasados, una fotografía a Blanco y Negro, que desde el interior, ráfagas. Y, no hubo Girasoles, hubo Bruma sobre El Río. Los girasoles entonces fueron desterrados de su hábitat natural, ajenos, entonces Algo Doméstico. Estos en general no se hallan en zonas de inundación, apetecen la aridez. Sin embargo, ¿quién podría decirle a Aquiles Un Algo? Suntuoso y manipulador, cuando Orión tiene un Arco y Un Fin. Semillas vulnerables sobre la tierra resquebrajada entre multitudes. Entonces las palabras fluyen entre vaciedad incongruente del infortunio romántico. Es una curiosidad Lo Romántico, lo llevamos a cuestas como Una Cruz alegórica, una maldición con ojos cerrados ante el horror. El Dolor entre La Muerte y El Amor. Entre girasoles en una explanada solarizada con sueños de conquistar Marte. Algo contencioso, pernicioso por lo inmediato. Si antaño El Hombre dejo huella en La Luna, habrá importado seguro. Ahora La Conquista no sabe qué se debe o no hacer, para llegar a Un Refugio donde haya tranquilidad entre el huerto, la plaza, la Iglesia o un parque y nuestra Descendencia, que si no fuere Sangre entre Venas, soñar como el Quijote con Dulcineos o Dulcineas entre Imposibles. Porque de lo posible se sabe demasiado, versa un canta-autor cubana, Silvio Rodríguez. Entonces, un indígena de la Selva ha soñado el vuelo de pájaro como un dron, entrando desde altas alturas en caída perpendicular al Dosel o Al Claro sobre La Aldea, para conectarse con la Realidad Absurda. Por lo tanto, somos un bohío poco contundente en cara a la civilización. Un Borde sin definir, Un Destino. Sin embargo, seremos Un Bosque hecho recuerdo y en colores, como una proyección artística audiovisual solo en la imaginación atemporal. Y los Girasoles sobre El Sky and Ground, pensando en cúmulos de Estrellas, porque al final, Nada Queda, ni siquiera los Prejuicios. Y Los girasoles en el cinturón de Aquiles.

Leyendas y Mitos

Un comentario en “LOS GIRASOLES EN EL CINTURÓN DE AQUILES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s